sábado, 18 de diciembre de 2010

"LA MÚSICA"

En esta ocación os presento un articulo muy interesante. Como sabeis, teneis a disposición un correo electrónico para hacernos llegar todos los artículos que deseéis, y éste que os presentó, ha llegado a mi de esa forma. Recibí un correo en el que se adjuntaba este artículo de Francisco Javier Pérez Jiménez que gustosamente leí y, por supuesto, aqui os dejo para que podais hacer lo mismo.
En esta ocación nos habla de algo tan presente en nuestras vidas como es la música. Sonidos que marcan momentos en nuestras vidas y que quizás no escojemos o cuidamos como debemos. Sin nada más, le doy las gracias a Francisco Javier por su aportación al Blog y cómo no, invito a todos a seguir su ejemplo para poder llenar este espacio de contenidos tan interesantes como éste que se nos presenta.


"LA MÚSICA"

La buena música no pasa de moda, no necesita gente guapa, ni buena apariencia, puede prescindir de grandes campañas publicitarias, no es habitual escucharla en radiofórmulas, y en la mayoría de los casos, no suele estar en la parrilla de las televisiones con más éxito.

La buena música, por norma general, no te la ofrecen; tienes que indagar para encontrarla.

Cuando conozco a alguien y entablo conversación, de las primeras preguntas que suelo hacer es, qué música te gusta. La pregunta puede parecer absurda, pero yo tengo una fórmula que normalmente funciona; “dime qué música escuchas y te diré quién eres”.

¿Los estilos musicales van por generaciones? Puede ser, pero no tiene por qué. Es cierto que en determinados conciertos puedes encontrar a un público de cierta edad. Por poner dos ejemplos, en un concierto de Kilo Veneno la edad del público puede oscilar entre los 25 y 50 años, difícilmente encontrarás a alguien menor de 25; pero alguien habrá. Al igual que un concierto de El Canto del Loco la mayoría del público asistente suele ser adolescente, pero podemos también encontrar a público de entre 25 y 40 años.

Por suerte me consta que en cada nueva generación hay un grupo reducido de jóvenes que se salen del tiesto y se interesan por otros estilos musicales menos masificados, y probablemente de mayor calidad. Por otra parte, un grupo de música no es mejor que otro por ser más conocido o salir en televisión. La música, por suerte, es mucho más que eso. Aunque la televisión suele apoyar a los grupos más comerciales y mediocres.Yo por ejemplo prefiero a El Puchero del Hortelano que a Los Delinqüentes, a Son de Nadie que a Los Aslándticos o a Sinkope que a Fito y Los Fitipaldis.

Hay gente a la que les gusta Fito y Los Fitipaldis pero no el “rock”, y no saben quienes han sido Platero y Tú, que les gusta Bob Marley pero no saben que es “reggae” y ni mucho menos quienes son Alpha Blondy, gente que escucha a Michael Jackson (ahora que está de moda por fallecimiento), pero no tienen ni idea de que es el “funky”, James Brown o Prince o gente que dice que les gusta Bob Sinclar o David Guetta y el “house” en general y desconocen a Master At Work o Basement Jaxx.

En la música ha hecho mucho daño, por un lado las “radiofórmulas” (que de lo único que se preocupan es de emitir a los grupos que más dinero le ofrecen), los “programuchos” musicales de televisión y como no, la música que se suele escuchar en los “realitys shows”. Y por otro lado ese estilo archiconocido que nos ataladra los oídos cada fin de semana, (en el mejor de los casos), en el peor, también durante el resto de la semana en algún pub que se resiste a cambiar los éxitos más sonados, de el/la vecin@ más cercan@, de algún/a amig@ en su coche (eso si, a todo volumen), o en el peor de los casos; “si cabe”, de algún familiar. Que ya se sabe, en familias numerosas suele haber de todo; y claro, siempre hay una oveja negra…o varias.

Por suerte yo sólo la oigo algunos fines de semana, y aunque no la escucho, suelo acabar bailándola debido en gran parte, al estado que voy adquiriendo a lo largo de la noche.

Ya habréis adivinado de sobra el nombre del estilo al que he dedicado las anteriores líneas, si ese que trata a las mujeres como “objetos sexuales”. Con frases que irremediablemente, a raíz del impacto que causan quedan archivadas en las bóvedas de nuestro cerebro. Frases como “dame tu cuchi cuchi ajá ajá”, “yo soy tu gatita” o “perrea mami”.

Así es, es el “reggaetón”. Estilo nacido en Panamá, influenciado de la base del “reggae”, mezclado con “rap barato” y melodías pegadizas de “salsa”, “bachata”, “vallenato”, “electrónica”,… Aún así hay que ser de oído facilón y conformista para dejarse atraer por la “música barata”.

Hay muchas músicas, jazz, bossa nova, rock, flamenco, samba, electrónica, fado, funky, ska, blues, country, reggae, metal,…¿Por qué no abrir nuestras mentes un poco? ¿Por qué no indagar, escuchar, comparar y elegir? Incluso pueden gustarnos varios estilos, dicen que en la variedad está el gusto.

¡Gracias por leerme!

Francisco Javier Pérez Jiménez.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Me consta que en nuestro pueblo son más los que "sacan los pies del tiesto", musicalmente hablando, de lo que pensamos. Limitarse solo lleva a encerrarse en los 40 éxitos del momento (no tengo nada en contra de ellos), pero debemos darle una oportunidad a la gran bagaje musical que existe, precisamente para enriquecernos como personas. Un saludo!

    ResponderEliminar